Polémica por los plazos establecidos para la entrega de Información Exógena, Año Gravable 2011

La DIAN modificó radicalmente el manejo de los medios magnéticos y lo que es peor, estas se tendrían que presentar al límite y pisando la raya. El pasado 31 de octubre, esta entidad emitió su tradicional paquete de resoluciones que regulan la información que deberá entregarse en medios magnéticos, año gravable 2011, caracterizadas por cambios tecnológicos, formato y concepción.

Después de hacer un análisis con detenimiento, los contribuyentes se han quejado de algunas incomodidades que generan esas nuevas disposiciones. Por ejemplo, parece ser que la DIAN no entiende que los contribuyentes deben contar con tiempo suficiente para planear sus obligaciones tributarias y adecuar sus sistemas de información para su cumplimiento.

Como lo asegura el CP J. Orlando Corredor Alejo de Tributar Asesores S.A.S., “bien hizo esa entidad cuando en el 2008 emitió las resoluciones por el mes de abril; los contribuyentes dispusieron de seis meses más para adecuar sus sistemas técnicos de información y cumplir de manera más apacible este deber. Sin embargo, este año la DIAN emite la resolución en octubre 31, fecha límite que le concede la ley,proponiendo cambios sustanciales que tendrán que ser afrontados sobre la marcha por los contribuyentes, cuando apenas faltan dos meses para terminar el año.

Por otra parte, nuestro Líder de Información Contable y Tributaria, el Dr. Diego Guevara, afirma que los plazos para la entrega de la información nunca deberían ser tan tempranos, que incluso se vencen antes de la presentación de la declaración de renta misma.

“Aquí hacen excepciones con los grandes contribuyentes pues a ellos sí les dejarán presentar la información exógena entre marzo 27 y abril 16, es decir, al mismo tiempo que se vencen sus declaraciones; las cuales se empiezan a vencer normalmente en la primera semana de abril”, agrega.

En opinión del Dr. Guevara en nada se afecta la DIAN si recibe la información exógena después de presentar las declaraciones, pues esta entidad se toma mucho tiempo para empezar a usarla, entonces, “¿para qué tanta madrugadera con esa solicitud de información?”, se pregunta él.

“Además, tras de que nos ponen a madrugar antes de la declaración misma, sucede que necesitamos urgentemente una nueva versión del prevalidador y seguro que la DIAN lo va a terminar publicando tarde. A la mayoría de contribuyentes les toca esperar hasta que publiquen el prevalidador de la DIAN pues no tienen los conocimientos necesarios para armar archivos XML”, asegura.

En este punto tecnológico Corredor Alejo piensa que la parametrización de los sistemas de información no es algo simple y debe contar con el apoyo de especialistas. El costo de hacerlo y la velocidad con que tiene que hacerse son factores que influyen. Entre más rápida tenga que hacerse la actualización del sistema, más costosa se hace para los contribuyentes y estos son detalles que no le importan a la DIAN”, dice.

En conclusión podríamos decir que a la DIAN se le critica cierta tendencia de querer ahorcar al contribuyente y a ponerlo cada vez más contra la pared, como si esa presión generara mayor eficiencia y mejores resultados. Como dice Corredor Alejo, “la DIAN no debe olvidar la coloquial expresión de sabiduría popular: “no por madrugar amanece más temprano”.

 

Fuente: Actualicese.com